La inverosímil historia de éxito del fundador de Netflix | Blog - Hero Startup
Emprendimientos

La inverosímil historia de éxito del fundador de Netflix

Escrito por: Arte Seinc

Netflix es una de las startups más exitosas en la historia de Silicon Valley, el paraíso de innovación tecnológica ubicado en el ´rea de San Francisco, California.

En sus casi 20 años de existencia, Netflix pasó de vender DVDs en línea a rentarlos, a enfocarse en transmisión de video en línea bajo demanda (streaming) a producir sus propias películas y series de televisión.

El camino de Reed Hastings, CEO y cofundador de Netflix, ha estado plagado de obstáculos y giros inesperados. Te invitamos a conocer la inverosímil historia de éxito del creador de este gigante del entretenimiento.

Reed Hastings nació en Boston, Massachusetts, un 8 de octubre de 1960. Su padre era un abogado que, más tarde, trabajaría para la administración del presidente Nixon.

Entrenó para ser oficial de la marina antes de ingresar a Bowdoin College, de donde se graduó con un título en matemáticas y dirigió el Club de Exteriores, que organizaba caminatas y paseos en kayak.

Después de la universidad, Hastings se unió al Cuerpo de Paz, experiencia que lo llevó a dar clases de matemáticas en Swazilandia de 1983 a 1985.

Tras regresar de África, decidió cursar una maestría en ciencias computacionales en la Universidad de Stanford, lo cual lo prepararía para el siguiente gran paso de su carrera.

En 1991, Hastings fundó Pure Software, una compañía tecnológica especializada en eliminar los errores de programación conocidos como “bichos”. En 1995, la empresa comenzó a cotizar en el mercado de acciones y, un año más tarde, se fusionó con Atria. Fue en Pure Atria, la nueva compañía, que Reed Hastings conoció a Marc Randolph, el otro fundador de Netflix.

Pure Atria vivió una nueva adquisición en 1996, esta vez fue comprada por Rational Software. La operación dejó a Hastings y a Randolph sin empleo, pero con mucho tiempo en sus manos para pelotear ideas de negocios entre ellos. Una de esas ideas fue: un servicio de renta de películas por correo.

A pesar de ellos mismos haber descartado la idea por impráctica, regresaron a ella cuando conocieron el DVD, un formato nuevo en aquel entonces (1997) que resultaba más fácil de enviar y menos riesgoso que el VHS. Decidieron enviarse unos DVDs de prueba a ellos mismos y en menos de 4 horas recibieron el paquete.


Foto: cdn4.thr.com

Netflix creció a buen ritmo durante sus primeros años de existencia, en los que ofrecía tarifas bajas y fijas para todos los títulos. Desde aquel entonces, innovaron con el concepto de entretenimiento ilimitado a cambio de una suscripción mensual.

En el 2000, Hastings ofreció vender su compañía a Blockbuster y convertirse en su brazo en línea, pero el gigante de las rentas de películas declinó la oferta. Esta decisión resultaría fatal para Blockbuster que, en los siguientes años, libraría una batalla con Netflix cuyo desenlace sería su desaparición.

Marc Randolph dejó la compañía en 2002 y Hastings se convirtió en el CEO. En 2007, Netflix anunció su plataforma de streaming bajo demanda, un brazo de la empresa que sentaría las bases para su éxito posterior.

En 2010, la compañía de Hastings comenzó una operación de expansión masiva al ofrecer su servicio en Canadá. El año siguiente, la expansión sería a todo el continente americano. En los siguientes años, Netflix lograría abarcar casi todo el mundo. Hastings, por su parte, se convirtió en miembro de la junta directiva de Facebook.


Foto: si.wsj.net

Con la posición única de conocer de primera mano los gustos y preferencias de sus usuarios, en 2013 se lanzaron a la aventura de producir sus propios contenidos con la laureada serie de televisión House of Cards.


Foto: s.aolcdn.com

Netflix continuó produciendo series y películas, reviviendo incluso algunas producciones canceladas, cuyas temporadas anteriores recibían altos niveles de reproducción en la plataforma.

La compañía de Reed Hastings confirmó la total disrupción y subversión del sistema cuando, en 2016, le vendió a Univisión los derechos de transmisión por televisión de su serie Narcos, revirtiendo por completo el modelo de sus inicios.


Foto: cde.laprensa

La historia de Netflix y de Reed Hastings es una enseñanza acerca de la capacidad para adaptarse y evolucionar con la que toda empresa debería de estar equipada. Saltando entre giros y modelos de negocio, Hastings ha mantenido la filosofía de poner al consumidor primero y eso ha garantizado el éxito de su compañía.

avatar
avatar

JENNY ISABEL ESPINOZA ZAMBRANO 27 de Agosto de 2020 a las 20:53

¿Como puedo convertir a mis estudiantes en consumidores de conocimiento?..... Lo único que se me ocurre es dominar su idioma el de la era digital para garantizar el éxito del aprendizaje
  • Responder